La introducción de la TV Digital en Chile comenzó a discutirse hacia el año 2000, y durante el 2006 se anunció por primera vez la definición de la norma por parte del Gobierno, y tres años después- septiembre 2009- se decide adoptar la norma japonesa en su versión brasileña, al igual que en Argentina, Brasil, Perú y Venezuela.
El escenario actual es de transición a la TDT, el que se inició con la adopción del estándar ISDB-T el año 2009. La Ley de Televisión Digital fue promulgada el 22 de mayo de 2014, la cual cuenta con ventajas como mejor calidad de sonido y video, un mayor número de canales, alta definición y otras características como guía de programas, así como un mejor aprovechamiento del espectro radioeléctrico y la posibilidad de prestar servicios interactivos.

La Ley de Televisión Digital refuerza también las funciones del Consejo Nacional de Televisión, en áreas como la televisión cultural, campañas de utilidad pública, pluralismo en televisión, los derechos laborales de los trabajadores de las artes y del espectáculo; y en general todos los contenidos de las emisiones de televisión; así como el desarrollo y promoción de la televisión regional, local y comunitaria, que apuntan a fortalecer los intereses comunes y la cohesión social.

El "apagón analógico" se prevé para el año 2020, sin embargo a esta fecha existen las transmisiones en TDT demostrativas o experimentales.